A veces, imaginamos a un escritor como un señor mayor, rodeado de libros y con un intimidante aire de sabiduría. Pero nada más lejos de la realidad, si bien el arte de la escritura tiene su grado de dificultad, también puedes hacerlo si tienes algo que contar sobre alguna experiencia, si te especializas en un tema en particular o simplemente si tienes una gran imaginación.

Ahora bien, a la hora de tomar las riendas de tus ideas y plasmarlas en un libro, debes tener en cuenta algunos consejos que te ayudarán a abrir tu mente y te permitirán convertirte en un escritor.

1.- Debes tener una idea clara sobre el tema que tratarás. No solamente es pensar en un título, debes definir en cuantas secciones quieres dividir tu libro, cuál será el tema de cada sección, que extensión aproximada quieres por sección, etc. Puedes hacer un mapa del libro para tener clara la cantidad de capítulos y los posibles títulos de cada uno, puntos importantes para recordar y fuentes a consultar.

2.- Escribe todas las ideas que se te vengan a la cabeza. Recuerda que en un comienzo, estarás creando un borrador que puede corregirse, editarse o incluso borrarse. Es mejor escribir una mala idea que luego podrás borrar, a no escribir y olvidar una idea que pudo resultar genial.

3.- Informarte, leer, investigar, documentarte, estas son actividades fundamentales que debes tener en cuenta. Oxigenan el cerebro, aumentan tu vocabulario y abren tu mente. Debes mantenerte bien informado, más aún cuando se trata del tema sobre el que quieres escribir.

4.- Es muy importante que puedas crear una rutina y cumplirla. Si quieres escribir y publicar un libro, debes crear un horario con objetivos a cumplir por día. De esta manera irás completando tus objetivos, te sentirás más productivo y satisfecho con cada avance.

5.- Escribe desde tu punto de vista, es importante que tengas tu propia y muy personal forma de narrar. No es necesario que te compliques con frases complejas. Crea tu propio y particular lenguaje.

6.- Cuando hayas avanzado en tu escrito, busca opiniones en tus amigos. Invítalos a leer tu libro, y luego recolecta las impresiones que tuvieron sobre la lectura.

7.- Relee tus escritos, de esta manera puedes incorporar o quitar ideas, mejorar la redacción, corregir, y en definitiva, mejorar tu libro. Recuerda que tu escrito es una obra de arte en proceso, debes moldearla hasta que el resultado te satisfaga.

Como consejo final, lleva contigo siempre un cuaderno de anotaciones, nunca sabes dónde encontrarás la inspiración.