Por Paco Melero. Editor

En la Editorial EdítaloContigo, como en las editoriales convencionales, toda la actividad literaria o técnica, cada una de las decisiones y demás detalles de edición giran en torno al manuscrito que el escritor nos envía.

Son varias las etapas que el escritor ha de abordar en el envío de su manuscrito. Voy a tratar de resaltarlas resumidas, para dejar constancia de cada una de ellas.

Antes de enviar un manuscrito, un escritor debe registrarlo. Hacerlo es muy fácil y solo ha de seguir los pasos indicados en la web del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Ha de dirigirse al apartado de Registro de la Propiedad Intelectual. Con este registro el escritor se asegura los derechos sobre su autoría e invalida legalmente los plagios. Una vez registrado, el autor ya puede enviarnos una copia, pues a partir de ese trámite el plagio supone un delito; esto es así para cualquier tipo de copia total o parcial.

Una vez el manuscrito llega a la editorial es recibido en primer lugar por el editor. Este lo revisa para hacerse con una primera opinión de la obra. El editor, desde su experiencia y profesionalidad, conjuga los diversos aspectos que han de jugar un papel importante en un texto que quiere ser editado para ser leído.

Si el manuscrito responde a las premisas imprescindibles y necesarias para ser publicado, el editor inicia una lectura más pausada. En esta lectura se tendrá en cuenta la trama, el estilo, la agilidad de la lectura, la configuración de las partes, etc. De este modo, ya nos acercamos a un análisis más profundo de la cuestión literaria a la que ha de responder una obra con vocación de ser leída por lectores, conocidos y anónimos.

Durante este importante paso, el editor valorará las necesidades reales del manuscrito para ser editado. Una de las más importantes es la necesidad o no de correcciones. Hay varios tipos de correcciones y un manuscrito puede necesitar un tipo u otro de manera independiente.

Después de todo ello, el editor intercambia la información con el resto del equipo, con el propósito de calibrar las cuestiones técnicas, diseño, maquetación, impresión, etc. A partir de ahí se confecciona un presupuesto de edición.

Toda esta información, ordenada y contrastada, se le envía al escritor. Es aquí donde se le explica la valoración que la editorial ha realizado sobre el manuscrito propuesto y las características que, a juicio de la editorial, puede tener la edición.

Finalmente, y si el escritor hace un balance positivo de todo lo anterior, se inicia el proceso de edición.

En la Editorial EdítaloContigo no hacemos presupuestos predeterminados puesto que cada manuscrito es único, diferente e individual. Eso no impide que puedan hacerse aproximaciones para que el escritor se haga una idea. Pero siempre, lo que marcará todas las pautas, será la revisión del manuscrito que el autor nos confía.

Como editor, quiero agradecer personalmente a todos los escritores que nos envían sus creaciones la confianza depositada en esta editorial.