Mari Ropero es una escritora madrileña con vocación universal y capaz de mimetizarse, desde su escritura, en infinidad de personajes; así como en las diversas realidades que estos crean alrededor de las tramas que los traen a la vida literaria.

La Editorial EdítaloContigo ha publicado dos novelas suyas, ELLAS y CARTAS A LUCÍA. En ambas, los personajes principales son mujeres y en ambas, también, esos personajes poseen una orientación sexual claramente definida: el amor de mujeres por otras mujeres.

Se da la circunstancia, puramente anecdótica en el siglo XXI, de que Mari Ropero es heterosexual, lo que nos lleva a alegrarnos de que escritoras como ella acaben con el estigma del gueto y el tan manido «encasillamiento».

A Ella agradecemos que el colectivo homosexual habite en su imaginario literario. Con Mari Ropero charlamos distendidamente:

PREGUNTA: CARTAS A LUCÍA es tu segunda y última novela publicada, ¿en qué cosiste para ti haber dejado de ser una escritora novel para empezar a afianzarte en el mundo de la publicación?

RESPUESTA: Un reto. Para mí volver a publicar dejando atrás la comodidad, por decirlo de alguna manera, de ser novel ha sido todo un reto. Sabes y quieres hacer saber a la gente, o por lo menos eso es lo que yo pretendía, que para mí escribir es mucho más importante, que tiene mucho peso en mi vida. Ya no es solo una afición de adolescente. Y por supuesto, también tienes el compromiso con la gente que te lee y desfruta tanto como yo de mis libros.

PREGUNTA: No debiera ser una noticia distintiva que los personajes de tus novelas, siendo tú heterosexual, sean lesbianas. Sin embargo, desgraciadamente y en contra de la normalidad, es poco habitual que ocurra. Nos interesa mucho saber qué parte de tu sensibilidad creadora tomó esta decisión a la hora de ponerte a escribir.

RESPUESTA: No tengo prejuicios, pero sí tengo un tremendo respeto por la vida de los demás. Me gustaría que no tuviéramos la mala costumbre de observar las vidas ajenas, siendo distintas o no a la nuestra, para quedarnos con lo que nos hace diferentes (que luego no es tan diferente), y no con lo que nos une, que es mucho mejor. Estoy rodeada de familias, por poner un ejemplo, donde las personas que las componen no son el estereotipo de las familias de hace unos años. Han cambiado, sí, pero continúa lo que yo creo que es lo más importante: sus ganas de compartir sus vidas y el amor que se tienen, personas que elijen libremente compartir su día a día, tener hijos y verlos crecer. En definitiva, buscan la felicidad que todos queremos. En CARTAS A LUCÍA es así, Lucía y sus dos madres, su familia es la protagonista absoluta. No fue nada premeditado que esta historia contara la vida de una familia diferente a la que tengo yo, pero tengo que confesar que escribirla ha sido un regalo, me han hecho creer mucho más en que la igualdad real es algo prioritario. Yo no sé si mi gran curiosidad desde niña me haya hecho no tener miedo a lo diferente, pero sí creo que es muy bueno conocer, haciéndolo visible, cómo es la vida de gente que no es como tú para no tener ese “miedo” que son los prejuicios.

PREGUNTA: Eres una escritora autoeditada, aunque sin ningún complejo de serlo, nos consta. ¿Cuál es tu experiencia en ese sentido?

RESPUESTA: Muy buena. La autoedición nos da, a los escritores con ganas de mostrar nuestro trabajo, la oportunidad de hacerlo. Siempre es muy importante tener a tu lado la confianza de una editorial, en mi caso EdítaloContigo, donde encuentras respuesta a todas las dudas que te asaltan cuando quieres llegar a ver tu libro en una librería. Pero un libro con calidad, porque creo que no vale todo. Hay que darle el valor que tiene encontrarse un libro cuidado, donde el trabajo artesano de un editor es fundamental.

PREGUNTA: Sabemos que tus dos novelas han tenido un profuso éxito entre tus lectores, que te han pedido ejemplares incluso desde América. Háblanos de ellos, de tu experiencia al verte comentando tus narraciones con personas desconocidas y a la vez interesadas en ti.

RESPUESTA: ¡Lo mejor! No creo que pueda agradecer el cariño y el apoyo que recibo como escritora, y a la vez como persona, ya que no solo son lectoras y lectores, se convierten en amigos. Los libros crean una magia especial entre ellos y yo. Luego están las personas de la editorial y compañeros escritores a los que yo tanto admiro y con los que comparto este difícil pero bello camino.

PREGUNTA: Para finalizar, Mari, nos gustaría que te dirigieras a cuantas personas están en este momento en el mismo lugar que tú ocupabas hace años, cuando empezaste a escribir. ¿Qué le aconsejarías a todos aquellos cuyo afán es la escritura y que sueñan con ver su libro editado y publicado?

RESPUESTA: Primero que se atrevan a sacar su manuscrito del cajón, a veces eso es lo que más cuesta, ya que sé por experiencia el pudor que se siente al saber que leerán lo que tú has escrito en la más absoluta intimidad. Segundo, que busquen y pregunten, sobre todo que pregunten dónde será mejor tratado su trabajo. No vale conformase con lo primero o más económico si después el resultado final no es como ellos querían. Con esto me refiero a las muchas “editoriales” que en realidad no lo son. Por eso yo siempre aconsejo que se informen bien. Yo estoy encantada cuando me preguntan, no tengo el más mínimo problema en contar mi experiencia con la editorial donde publico, EdítaloContigo.

 

Hemos de decir que ya van siendo varios los años de trato con la escritora Mari Ropero. También es de justicia admitir que su evolución como narradora es impresionante: solvente, segura de sí misma, capaz para el talento de enlazar realidad y ficción… Así mismo, su cariño es proporcional al empeño y humanidad que cobijan sus obras. El COLECTIVO LGTB+ agradece muchísimo su cercanía y el hecho de que nos haga presentes en su oficio de escritora.