Este año, la Editorial EdítaloContigo quiere tener y hacer presente al escritor, no solo su figura cultural sino también la impronta humana que opta, decide y se esfuerza por generar esa cultura. De una manera singular, y por cercanía, hablo de los escritores independientes, aquellos que publican sus obras a través de la autoedición.

Y hacer luz sobre estos escritores no responde a cumplir con un calendario azaroso ni a implementar deudas o atrasos “de representación”. Muy al contrario, estar atento a los escritores independientes es un acto discreto, repleto de matices y además, para un editor, se convierte en una necesaria responsabilidad. Estoy completamente convencido, personal y profesionalmente, de que quienes más saben de literatura son los escritores que “la traen al mundo”.

Desde mi perspectiva, el oficio de aquel que escribe organiza subjetivamente la realidad que los demás creemos palpar sin más cuestión que lo posible. El escritor, sin embargo, crea y recrea ecos confundibles, apéndices extensibles, capacidades no pensadas; nada de eso existía y todo eso existe cuando un escritor acaricia la fórmula de la creación.

Si esto es así, y lo es porque lo veo a diario en mi editorial, un editor tiene la responsabilidad de aprender del escritor si quiere obtener la capacidad para editar y publicar sus obras. Hay algo que pienso tenemos en común editores y escritores, el enamoramiento por lo que hacemos, el empecinamiento de no descansar hasta que lo que tenemos entre las manos es eso mismo que esperábamos de nosotros. Convivir con escritores es una magnífica escuela para el perfeccionismo, lo puedo asegurar.

Un escritor independiente, además, es un escritor libre. Esa frescura, esa apertura, es una puerta a espacios de libertad, para pisar en ellos y para crear otros distintos. Y eso no tiene por qué significar imposibilidad o soledad, aunque sí caos e inseguridades. Pero ni siquiera así, ello supone un precio sino un valor.

En mi empeño por estar atento a los escritores independientes, he descubierto lugares y personas donde encontrar segmentos de experiencia literaria. Podría poner varios, que respondan a tomarse la escritura en serio, pero citaré hoy uno. Me refiero a la tertulia literaria que organiza, en su cuarta edición, la Asociación de Escritores Independientes. Es un encuentro abierto y amplio. Esta asociación reúne a su alrededor a un grupo de escritores muy interesante. Insisto en que hace tiempo los sigo en silencio y con los oídos atentos a cuanto “expresan”.

Desde Edítalocontigo nos hacemos eco de este encuentro, por sí mismo y como ejemplo de cómo un escritor es independiente, es libre y no está solo.

Termino como empecé, empeñado en “entresacar” al escritor para que sea su sensibilidad la que oriente cuanto ocurre tras sus escritos. En mi caso, para que sea el escritor quien marque las pautas de la estructura literaria que hace posible las ediciones de esa misma literatura. Y de paso, agradecérselo.

Paco Melero

Editor de la Editorial EdítaloContigo

Para más información sobre esta asociación pincha aquí