Nuestro autor, Álvaro Márquez, seleccionado en dos concursos literarios

Nuestro autor, Álvaro Márquez, seleccionado en dos concursos literarios

Álvaro Márquez, gran poeta en su vida y en su escritura, publicó con esta editorial un fantástico poemario, EL DESEO Y LA PALABRA. Desde entonces no ha dejado de darnos alegrías, contándonos cada paso que ha ido dando en la plaza pública y común de la literatura.

Ayer nos comunicaba que ha quedado seleccionado en dos concursos de poesía:

– Concurso de poesía trágica “Tragedias Poéticas” con su poema Kodoku.

– Concurso de poesía erótica con su poema Compendio de geometría.

Ambos de Diversidad Literaria.

Desde la Editorial EdítaloContigo compartimos tu alegría y te enviamos todas las palabras de apoyo para ir subiendo, verso a verso, el poema de la satisfacción escrita.

Un fuerte abrazo de tus editores:

Nieves Guerra y Paco Melero

Álvaro Márquez Barba - como publicar libro

Cuando las propias palabras dignifican la vida de los demás

Cuando las propias palabras dignifican la vida de los demás

El pasado ocho de agosto fui invitado por Fernando Rubio Ibáñez a la presentación de sus memorias, De cazador a pediatra, editadas por EdítaloContigo. El acontecimiento literario tuvo lugar en Ágreda, provincia de Soria, lugar donde se protagonizan muchas de las historias vividas y narradas en dichas memorias. Para mi satisfacción, personal y profesional, compartí con Fernando la realidad de un deber cumplido. Y lo digo en su doble dimensión. Por una parte, Fernando Rubio explayó un sinfín de emocionantes recuerdos sobre la gran cantidad de personas que asistieron, cerca de doscientas. Por otra, yo me sentí orgulloso, y agradecido, de que la responsabilidad editorial hubiese recaído sobre el trabajo que realizamos en EdítaloContigo. Quiero agradecer a Fernando su confianza, el trato lleno de afecto que nos brindó desde el primer día, desde la «primera palabra» al iniciar el proyecto de publicación.

No fragüé el más mínimo género de duda, Fernando Rubio es querido y admirado por cada una de todas las vivencias que cuenta, ahora recogidas para siempre en este libro, De cazador a pediatra. Quedé impresionado, dentro y fuera del lugar de la presentación, al ver cómo todos tenían palabras de verdadera admiración hacia el autor. Así mismo, y esto es muy importante, comprobé que esa admiración procedía de un cariño de años, años en los que Fernando Rubio estuvo pendiente de la salud de tantísimas personas que ahora «se leen» complacidas en los textos de nuestro autor.

Al principio de esta nota he hecho bien al hablar de «acontecimiento literario», y es que la presentación transcurrió por imponentes senderos de amistad, sentimientos y, cómo no, de buen hacer de palabras. En mis años de oficio de editar, puedo decir que nunca viví una suma tan grande de emociones entre autor y lectores.

Es imposible extender en una nota la ingente cantidad de recuerdos que guardo de ese día, mis expectativas quedaron desbordadas absolutamente. Sin embargo no quiero dejar de agradecer a Fernando Rubio su amistad y su esfuerzo. También quiero tener una mención para su familia, a la que conocí cuando revisaba los textos y con la que me encontré luego personalmente. Quedé abrumado por su afecto.

Querido Fernando, a punto de emprender la segunda edición de tus memorias, quiero hacerte llegar la alegría de trabajar contigo en un proyecto tan literario, tan bello, tan humano. Es un tesoro saber que tu éxito proviene de la dignidad de tu trabajo. Gracias por hacer que en esta editorial sintamos que formamos parte de todo ello.

Con todo mi afecto, mi admiración y mi amistad.

Paco Melero y Nieves Guerra

EDITORES